Imperfectos vs Perfectos

Imperfectos vs Perfectos

El apóstol Pablo en la carta a los Filipenses aborda un tema maravilloso que usted debe entender con profunda claridad y a través del cual experimentara la paz, la confianza y seguridad que provienen del Señor.
El tema al cual me refiero lo encontramos en Filipenses 1:6, Filipenses 3:15

“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” “Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios”

El apóstol menciona dos verdades que para muchos pueden convertirse en una aparente contradicción:

Primero declara que en la vida de todo verdadero hijo de Dios se está operando un proceso, de perfeccionamiento que el Señor llevara a feliz término.
Luego menciona que somos perfectos, obra terminada en Cristo Jesús.
La pregunta que inmediatamente surge es ¿somos perfectos o estamos siendo perfeccionados? La respuesta es que ambas cosas son ciertas.
Lo que hay que entender es que Pablo está haciendo, un contraste entre la condición y la posición de un hijo de Dios:

Nuestra condición es de personas imperfectas en proceso de transformación. En todos los nacidos de nuevo Dios ha puesto el sello de su Espíritu, los ha adoptado como hijos, ha inscripto sus nombres en el libro de la vida, los ha trasladado de las tinieblas al reino de la luz; sin embargo aún permanece la naturaleza caída causando problemas y nuestra alma que por tanto tiempo estuvo controlada por esta naturaleza ahora está siendo transformada.
Pero otra cosa muy distinta es nuestra posición en Cristo; la Biblia enseña que en El (que cuando estamos En Cristo) nosotros que aun luchamos con tantas cosas, somos vistos por el Padre como santos, sin mancha e irreprensibles:

 Santos: significa separado del mal y consagrado a Dios. Dios te considera tan santo como su propio hijo. Efesios 1:3-4, 2Corintios 5:21

 Sin mancha: Intachable. Esta expresión se usaba para referirse a los animales que se ofrecían en sacrificio en el Antiguo Testamento. Números 6:14.

En el Nuevo Testamento se usa para referirse a Cristo (cordero de Dios sin mancha) hebreos 9:14, 1Pedro 1:19. La reconciliación con Dios por medio de Cristo, nos cubre de un carácter intachable.
 Irreprensible: Estamos libres de mancha y nadie puede presentar cargos en nuestra contra.

Es por tu posición en Cristo que puedes permanecer en la presencia de Dios y disfrutar sus bendiciones a pesar de tus luchas y debilidades.

Pastor Manuel Vargas Cabrera
Iglesia Cristiana Avivando El Fuego

Leave a Reply

Your email address will not be published.